Thursday, July 18, 2024
HomeEnfermedades ComunesCorazónCuando el bebé crezca, ¿cómo le irá a su corazón?

Cuando el bebé crezca, ¿cómo le irá a su corazón?

Harvard Medical School

Ciertas complicaciones del embarazo pueden aumentar los peligros cardiovasculares de la madre décadas después. Averigua quién corre riesgo y por qué.

El embarazo no suele ser un paseo. Pero si el suyo estuvo marcado por complicaciones como la hipertensión o la diabetes, probablemente esperaba que esos obstáculos quedaran atrás tras el nacimiento de su bebé.

Sin embargo, la esperanza no es una estrategia cuando se trata de proteger la salud. Y cada vez es más evidente que ciertos factores del embarazo y la reproducción hacen saltar las alarmas sobre su salud cardiovascular en los próximos años o décadas.

La Sociedad de Medicina Materno-Fetal equipara el embarazo a una “prueba de esfuerzo cardiovascular”, señalando que ciertas complicaciones apuntan a un mayor riesgo de sufrir un infarto de miocardio o un ictus más adelante.

“Ahora sabemos que el embarazo es una ventana abierta a la salud futura de la mujer”, afirma el Dr. Brett Young, ginecólogo-obstetra y especialista en medicina materno-fetal del Centro Médico Beth Israel Deaconess, afiliado a Harvard.

Por ejemplo, las mujeres que tuvieron presión arterial alta o preeclampsia (una condición marcada por la presión arterial alta que puede perjudicar la función del corazón, los riñones y otros órganos) durante el embarazo más tarde desarrollan presión arterial alta crónica al menos dos veces más a menudo que las mujeres cuya presión arterial se mantuvo normal durante el embarazo.

Las mujeres que tuvieron estos problemas de presión arterial también tienen tasas 70% más altas de diabetes y 30% más altas de colesterol elevado más adelante en la vida, según un estudio dirigido por Harvard en 2018 en Annals of Internal Medicine.

Las complicaciones de la diabetes o la presión arterial, que se estima que afectan entre el 5% y el 10% de los embarazos, están en aumento a medida que aumentan las tasas de obesidad y más mujeres deciden tener bebés más tarde en la vida.

“Aunque suelen resolverse poco después, estas afecciones pueden traducirse en un aumento duradero del riesgo de cardiopatías para estas mujeres”, afirma el Dr. Nicolas-Sonny Nguyen, médico de medicina familiar del área de Boston e instructor clínico de la Facultad de Medicina de Harvard.

“Una vez que se ha terminado de tener hijos, pueden pasar años o décadas en las que estos problemas de salud no aparezcan”.

Características comunes de la enfermedad

Las nuevas investigaciones magnifican estas revelaciones. Las complicaciones del embarazo y el parto pueden tener implicaciones mortales hasta 50 años después, según un estudio publicado en línea el 8 de marzo de 2023 por Circulation.

El análisis, que utilizó datos a largo plazo de más de 46.000 mujeres que dieron a luz entre 1959 y 1966, realizó un seguimiento de las muertes por cualquier causa de las participantes hasta 2016.

La hipertensión relacionada con el embarazo, la diabetes gestacional y el parto prematuro se vincularon a un mayor riesgo de muerte en las décadas posteriores al parto.

Mientras tanto, problemas como la infertilidad, el aborto espontáneo y la muerte fetal pueden asociarse a un mayor riesgo de derrame cerebral en etapas posteriores de la vida, según un análisis publicado en línea el 22 de junio de 2022 por The BMJ.

Los investigadores revisaron los datos de casi 619.000 mujeres de entre 32 y 73 años de siete países. La infertilidad se asoció con un 15% más de riesgo de derrame cerebral, mientras que los abortos espontáneos repetidos se relacionaron con un 37% más de riesgo. Las mujeres que habían tenido mortinatos recurrentes tenían un 44% más de probabilidades de morir de un derrame cerebral hemorrágico, caracterizado por una hemorragia cerebral incontrolada.

¿Cuál es la relación? El embarazo y las dificultades reproductivas pueden compartir rasgos comunes con las enfermedades cardiovasculares, como los problemas vasculares y los depósitos de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos, afirma el Dr. Young.

“La preeclampsia es una afección sistémica que afecta a muchos órganos”, afirma. “Pensamos en ella como una enfermedad de la placenta, pero el consenso es que en realidad es una enfermedad de los vasos sanguíneos que también afecta a los riñones, el corazón y el cerebro”.

Del mismo modo, la diabetes durante el embarazo puede ser señal de problemas latentes en la producción de insulina de una mujer o en la eficiencia con que sus células utilizan la energía.

“Aunque sólo haya padecido diabetes gestacional durante unos pocos meses de su vida en un periodo de cinco, seis o más décadas, esos pocos meses pueden haber influido en sus riesgos”, afirma el Dr. Nguyen.

La necesidad de revisiones

El aumento de las investigaciones subraya la importancia de la atención preventiva y las revisiones de las mujeres que han tenido embarazos y partos complicados, sobre todo a partir de la mediana edad, cuando ya aumenta el riesgo de cardiopatía.

“Los riesgos son menos silenciosos cuando las mujeres que han tenido estos embarazos llegan a la menopausia o más allá”, dice el Dr. Nguyen.

Pero incluso las mujeres más jóvenes -incluidas aquellas cuyos embarazos no estuvieron marcados por complicaciones- no deberían saltarse las visitas periódicas de atención primaria.

Un estudio publicado en 2022 en la revista Hypertension sugiere que un seguimiento médico limitado durante el año posterior al parto puede pasar por alto la hipertensión arterial en una de cada 10 madres recientes cuya tensión arterial no se elevó durante el embarazo.

Si has tenido dificultades durante el embarazo o en la reproducción, díselo a tu médico de cabecera y a tus otros médicos. Debes controlar regularmente tus niveles de tensión arterial, colesterol y azúcar en sangre, y cualquier irregularidad debe “tratarse de forma agresiva”, dice el Dr. Young.

“Incluso si una mujer tuvo problemas durante uno solo de sus embarazos hace muchos años, ese historial es muy importante. Debería formar parte de la conversación durante el resto de su vida”, afirma el Dr. Nguyen.

Tampoco hay que ignorar ni siquiera los síntomas leves que puedan ser signos de problemas cardiacos, como dolor torácico, fatiga inusual, dolor de cuello o mandíbula, o falta de aliento.

“Hablar de los síntomas que aparecen es importante porque la detección precoz es clave”, dice el Dr. Nguyen. “Cree una plataforma para mantener estas conversaciones con sus médicos en lugar de esperar años, cuando la enfermedad coronaria quizá lleva tiempo gestándose”.

La hipertensión durante el embarazo también pone en peligro el cerebro

La salud cardiovascular no es lo único que puede resentirse tras una hipertensión relacionada con el embarazo. Un nuevo análisis sugiere que esta complicación también está relacionada con problemas cognitivos posteriores.

En el estudio, publicado en línea el 9 de mayo de 2023 por Neurology, participaron más de 2.200 mujeres (con una edad media de 73 años), el 83% de las cuales tuvo al menos un embarazo.

Cada 15 meses durante una media de cinco años, las participantes realizaron nueve pruebas de memoria y pensamiento que evaluaban aspectos como la velocidad de procesamiento, la función ejecutiva, el lenguaje y la cognición general.

Tras evaluar los historiales médicos de las mujeres en busca de datos relacionados con el embarazo, los investigadores descubrieron que las que habían tenido hipertensión durante el embarazo experimentaron un mayor deterioro en muchos aspectos de las habilidades de pensamiento en comparación con las mujeres que mantuvieron una presión arterial normal durante el embarazo.

Los efectos eran aún más pronunciados entre las mujeres que habían tenido preeclampsia, un trastorno de la tensión arterial más grave relacionado con el embarazo.

Los resultados no son sorprendentes, dado que los problemas vasculares que pueden contribuir a las complicaciones del embarazo también pueden afectar a los vasos que llevan sangre al cerebro, afirma el Dr. Brett Young, ginecólogo y obstetra y especialista en medicina materno-fetal del Centro Médico Beth Israel Deaconess.

Los resultados también sugieren que vigilar y controlar la tensión arterial durante y después del embarazo podría reportar importantes beneficios para la salud cerebral en etapas posteriores de la vida.

Los resultados concuerdan con la idea de que el embarazo puede revelar los futuros riesgos para la salud de una mujer, incluidas muchas afecciones que afectan a los vasos sanguíneos, afirma la Dra. Young. “El cerebro”, dice, “requiere vasos sanguíneos sanos al igual que la placenta: es un sistema basado en los vasos sanguíneos”.

Riesgos a gran escala

Las complicaciones del embarazo, por supuesto, no son ni mucho menos el único factor que influye en el riesgo de embarazo futuro de una mujer. También son importantes los antecedentes familiares, la raza, la dieta, el peso y los niveles de actividad física.

“Es importante saber que las cardiopatías afectan a una de cada cinco mujeres, independientemente de su edad”, afirma el Dr. Nguyen. “Algunas mujeres pueden pensar: ‘Tengo 35 años y he tenido a mis hijos, estoy sana y no hay forma de que padezca una enfermedad cardiaca’. Pero eso no es cierto. Hago hincapié en esto para animar a las mujeres a optimizar su estilo de vida.”

“Cuando acuda a sus proveedores de atención sanitaria, sea sincera y minuciosa con su historial médico, sobre todo en relación con sus embarazos”, dice la Dra. Nguyen.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
Dr. Benjamin Díaz Curiel

Lo más leido