Thursday, July 18, 2024
HomeNotas importantesFelicidad3 tendencias en vivienda colectiva para mayores de 60 años

3 tendencias en vivienda colectiva para mayores de 60 años

Harvard Medical School

Vivir juntos es beneficioso tanto para la salud como para la economía.

Los niños han crecido, la casa está vacía y usted (y su pareja) se preguntan si pasarán las próximas décadas viviendo solos, con el riesgo de sufrir soledad, aislamiento social y problemas crónicos de salud. Si la perspectiva no le atrae, tiene opciones, y no se limitan a los centros de jubilación. He aquí tres tendencias a tener en cuenta.

  1. Comunidades especializadas

Una comunidad especializada es una especie de mini-barrio privado con viviendas agrupadas en torno a espacios comunes. Las unidades pueden ser casas individuales o cabañas construidas en torno a zonas de recreo, jardines, aparcamiento y una casa común para reuniones y actividades planificadas.

O podrían ser apartamentos en un edificio alto con un patio y una “casa común” en la primera planta. Las comunidades están gestionadas por las personas que viven en ellas o por organizaciones sin ánimo de lucro. Los residentes pueden ser propietarios de sus viviendas o alquilarlas.

Hay varios tipos de comunidades especializadas, como las intergeneracionales (con una mezcla de familias jóvenes y personas mayores), las que son sólo para mayores de 55 años y las que están orientadas a una misión: todos los miembros de la comunidad están comprometidos con un objetivo común, como proporcionar una vida estable a los niños en acogida (los niños viven con familias jóvenes y se relacionan regularmente con los residentes mayores).

“Estas comunidades pueden ser más asequibles que las viviendas tradicionales. Fomentan la socialización y la participación activa con los vecinos. La gente se cuida mutuamente y comparte actividades.

Pueden llevar a un vecino al médico o ayudar a los niños con los deberes. Hemos oído muchos informes de personas que se benefician de este modelo“, afirma Jennifer Molinsky, del Centro Conjunto de Estudios de la Vivienda de Harvard. Molinsky dirige una investigación sobre los problemas de vivienda de la población de edad avanzada.

Cientos de estas comunidades ya están establecidas en Estados Unidos o se están construyendo. Para más información, visite la Asociación de Cohousing de Estados Unidos (www.cohousing.org).

  1. Compartir casa

Para muchas personas, compartir casa con otros adultos tiene mucho sentido: pueden acoger a un huésped, ganar dinero para ayudar a pagar las facturas y conseguir compañía al instante.

Puedes encontrar huéspedes maduros a través de grupos como Silver Nest (www.silvernest.com) o la New York Foundation for Senior Citizens (www.nyfsc.org). Estos grupos te ayudan a anunciar tu espacio, comprobar los antecedentes de los posibles huéspedes, firmar contratos de alquiler y mucho más.

También hay empresas que te ponen en contacto con jóvenes internos. Por ejemplo, Nesterly (www.nesterly.com) ayuda a los propietarios mayores a alquilar espacios a precios inferiores a los del mercado a adultos jóvenes, como estudiantes de posgrado, que aceptan pagar el alquiler y ayudar en las tareas domésticas.

“Estos compromisos pueden ser muy significativos. Los estudiantes pueden no conocer a nadie cuando llegan a la ciudad, y encuentran un hogar y una amistad con una persona mayor o una pareja. Para los propietarios, es alguien que les ayuda con las tareas domésticas o con quien comparten las comidas”, dice Molinsky.

Si no te sientes cómodo compartiendo tu casa con extraños, plantéate compartir casa con amigos o hermanos. Podríais cobrar un alquiler o incluso comprar una casa juntos.

Otra ventaja de vivir con amigos o hermanos es compartir los costes de los servicios que ambos podáis necesitar, como los cuidados privados para ayudaros con las actividades diarias, como vestirse o cocinar.

  1. Residencias de ancianos

Si necesitas algo más que asistencia a tiempo parcial y te gustaría vivir con otras personas en un ambiente hogareño, plantéate una residencia (u hogar colectivo). Es como una pequeña residencia asistida en una casa particular autorizada por el estado.

Un hogar de grupo se parece a cualquier otra casa del barrio, pero en su interior hay de cuatro a diez residentes y personal cualificado disponible las 24 horas del día. Puede que algunos miembros del personal vivan allí. Los servicios incluyen ayuda para bañarse, vestirse, preparar la comida, limpiar y transportarse.

Cada residente suele tener un dormitorio y un baño privados o compartidos. También hay zonas comunes como cocina y sala de estar. El entorno invita naturalmente a la socialización, la amistad y el tiempo de calidad con los demás.

Los costes son similares a los de la vida asistida (a partir de 3.000 dólares al mes, dependiendo de dónde vivas) y se basan en la cantidad de cuidados que necesites.

Tenga en cuenta lo siguiente

No espere para decidir su futuro alojamiento. “Piense en el futuro. Piensa en lo que podrías necesitar y desear en el futuro, como oportunidades de socializar, ayuda en casa o ingresos adicionales”, dice Molinsky.

“Ten en cuenta tus finanzas y tus circunstancias, y empieza a investigar mientras tienes tiempo para planificar. Es mejor ser proactivo“.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
Dr. Benjamin Díaz Curiel

Lo más leido