Thursday, July 18, 2024
HomeNotas importantesAmor¿Quieres casarte conmigo?

¿Quieres casarte conmigo?

¿Quieres casarte conmigo?

"Yo", "Nosotros", "Tú" : etapas del amor verdadero y perdurable

El amor bien cimentado comienza en el noviazgo Joven: es posible encontrar a la persona que te hará feliz.

Un libro para novios, y también para esposos con muchos años de casados.

Amistad, noviazgo y amor son temas de siempre en la literatura y en el interés de todos….

Sin embargo, pocas veces como ahora habían estado tan confusos.

¿Alguien pudiera pensar que es lo mismo la novia de un joven de 19 años a “la novia” de un hombre con más de 40 años, que además es casado?

¿O alguien confundiría a la amiga de toda la vida por el hecho de haber sido vecinos o familias cercanas en el afecto, con “la amiga” a la que se invita a juergas furtivas?

¿Y qué decir del genérico “es mi pareja” o del más vago aún “es mi pareja actual” que con frecuencia se escucha?

¿Usted le daría el vago trato de “pareja” a su esposa o a su esposo?

Publicó en España otro libro “¿Quieres casarte conmigo?”, en el que encuadra las dimensiones de cada término y describe los tres pronombres sucesivos de una verdadera y estable relación amorosa : el Yo, el Nosotros y el Tú.

EL “YO”: la etapa de la “buena química “El Yo… Es el enamoramiento que podemos sentir cada uno, a veces sin conocer aún el sentimiento del otro. Fernando Alberca de Castro es un educador español que a su

condición de padre de familia y directivo de centros de enseñanza añade la de escritor en temas de su especialidad.

Así comienzan los noviazgos y cuando la etapa del Yo es bien llevada y se logra superar, representa los cimientos de lo que más tarde será el amor verdadero.

La etapa es tan intensa y hace sentir tan feliz que muchos noviazgos se quedan en esta fase de “hacer buena química” y aún llegan a enamorarse de su propio enamoramiento.

Sin embargo, el riesgo es que en cuanto falle la “buena química” esa relación se rompe y él o ella van en busca de alguien más que le haga experimentar la sensación.

EL “NOSOTROS”: cerca, pero aún no es el verdadero amor El Nosotros… Los que se quedan en el Yo, no llegan al Nosotros, algo que es muy parecido al verdadero amor 

del matrimonio.

En la fase del Nosotros hay buen entendimiento, disfrutan mutuamente de su compañía, pero … los signos de la madurez del amor no aparecen todavía y por ello es posible que no perdure y la relación todavía puede ser rota con más o menos facilidad.

EL “TÚ”: el fundamento de la felicidad permanente El Tú… Es el momento en que se acepta de tal manera a la persona a quien se ama que se entrega él mismo con su libertad y con su futuro.

“Aquí se ama con el mismo amor con el que se quiere a uno mismo”.

DiceFernando Alberca que esta fase es muy seria y constituye el fundamento mismo de la felicidad permanente.

“En mi adolescencia llegue a pensar que la posibilidad de encontrar a la mujer perfecta era una cruel utopía.

Hasta que encontré a mi novia.

Y Muchas son las mujeres que coinciden en sus principios conmigo, y muchas las mujeres atrayentes a mi gusto. entonces resolví mi intriga infantil y mi incredulidad adolescente: era posible dar con la única persona con la que ser feliz.

Pero de pronto coincidí con una en la que todo esto se daba; y además se dio mi decisión de implicar toda mi vida en hacerla feliz, siendo yo también feliz al hacerlo. Y lo mismo por parte de ella.

En el matrimonio se es feliz haciendo feliz al cónyuge…

    …pero las bases se ponen desde el  noviazgo…!!!

 

Previous article
Next article
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Dr. Benjamin Díaz Curiel

Lo más leido